PERFECTOS PARA UNA MAÑANA TRANQUILA DE DOMINGO

trucha ahumada con huevos benedictinos

Para la salsa holandesa necesitarás:

4 yemas de huevo
1 cucharada (15 ml) de jugo de limón recién exprimido
1/2 taza (115 g) de mantequilla sin sal, cortada en cubos pequeños
Sal
Pimienta de Cayena

Calienta la mantequilla en una olla ancha hasta que solo queden un par de trozos pequeños. Retírala del fuego de forma que se enfríe mientras pasas al siguiente paso. 

Instala una cacerola para baño María. EL calor indirecto reduce el riesgo de que la salsa se queme y se separe.
Agrega cuatro yemas y 1 cucharada (15 ml o 0,5 onzas) de jugo de limón a la cacerola para baño María. Bate constante y vigorosamente hasta que la mezcla se vuelva espumosa y tenga un color más claro y el batidor deje una estela en la mezcla. Raspa también los lados del tazón ocasionalmente. Cualquier huevo que se quede en su lugar podría convertirse en un huevo revuelto.

OJO: si la mezcla de huevos se calienta demasiado, se cortará o se separará en sólidos y líquidos. Si empieza a sentirse demasiado caliente o echa mucho humo, levanta el tazón con una agarradera de cocina o una toalla. Bate vigorosamente durante 30 segundos para enfriar los huevos y luego regrésalos al fuego.

Agrega la mantequilla gradualmente. Vierte la mantequilla en un flujo constante y pequeño, batiendo constante y vigorosamente. La salsa debe espesarse fácilmente al principio y luego volverse más difícil de mezclar.

Ajusta las especias y líquidos. Incorpora sal y pimienta de Cayena al gusto. También puedes incorporar un poco más de jugo de limón si quieres un sabor más agrio. Si la salsa está más gruesa de lo que preferirías, incorpora un poco de agua caliente.

Tuesta los muffins ingleses. Corta cada muffin por la mitad y colócalos en una bandeja para horno con los lados cortados hacia arriba. Enmantequilla los lados cortados ligeramente y tuéstalos en el asador hasta que estén de color marrón claro.

Hierve el agua a fuego lento. Llena de agua una sartén ancha antiadherente o una olla poco profunda.

Agrega los huevos. Rompe un huevo en un pequeño tazón teniendo cuidado de no romper la yema. Sumerge el borde del tazón suavemente en el agua, dejando que un poco de agua fluya hacia el tazón. Inclina el tazón para que el huevo se deslice hacia el agua. Repite el procedimiento con los huevos restantes.

Cocina durante 3 minutos y medio hasta que la clara del huevo esté cocida pero la yema se mantenga suave. Retira los huevos con una espumadera, dejando que se escurran. Este proceso se llama «escalfado».

Junta todo. Coloca una o dos mitades de los muffins ingleses en cada plato. Incluye la trucha ahumada sobre cada mitad del muffin seguido de un huevo escalfado. Vierte la salsa holandesa generosamente con una cuchara sobre los huevos. Espolvorea pimentón a tu gusto.